Departamento de psicología
Departamento de Psicología
13/03/2017
¿Qué cliente viene a Unicis?
¿Qué cliente viene a Unicis?
27/03/2017
Ver todo

El cariño y la admiración, dos claves para una relación de pareja duradera

El cariño y la admiración

El cariño y la admiración son dos de los elementos más importantes en una relación duradera y gratificante. Sentir que la pareja es digna de respeto y cariño. Cuando esta sensación desaparece, la relación no puede reavivarse.

La mejor prueba de que una pareja todavía cuenta con un sistema de cariño y admiración suele ser la forma en que recuerdan el pasado. Si atraviesan una honda crisis, no es probable que si preguntamos a uno de los miembros sobre el estado actual de las cosas obtengamos muchas alabanzas. Pero si se concentran en el pasado, es posible que se detecten chispas de sentimientos positivos.

La mayoría de parejas que contemplan de una forma positiva su historia, tienen muchas probabilidades de tener un futuro feliz. Cuando los buenos recuerdos quedan distorsionados, es una señal de que la pareja necesita ayuda.

El cariño y la admiración a lo largo del tiempo

Al principio de una relación, es obvio que los dos se gustan. Pero el cariño y admiración pueden ser muy frágiles, a menos que seamos conscientes de lo importantes que son para la amistad, que es la base de cualquier pareja feliz. Al recordar las cualidades positivas de tu pareja, incluso mientras lidias con sus defectos, puedes impedir que se deteriore la relación.

El cariño y la admiración son antídotos contra el desprecio. Si mantienes una sensación de respeto por tu pareja, es menos probable que muestres disgusto hacia ella cuando discutís. La base para una relación gratificante es la creencia de que tu pareja es digna de honor y respeto.

Una visión positiva de la pareja es un arma muy poderosa cuando llegan los malos tiempos.

Recuerda que el cariño y admiración son un don que vale la pena cultivar. Resulta beneficioso hablar de los suceso felices del pasado. Acercarse a los primeros años de la relación. Recordar cómo y por qué se llegó a formar la pareja. Conectar de nuevo con ese cariño y admiración. Al recordar juntos se siente que la actual relación se renueva. Se recuerda el amor y las expectativas que inspiraron la decisión de unirse.

Se trata de ensayar una forma de pensar  más positiva sobre vuestra pareja y vuestra relación.