Acercarse al otro
Acercarse al otro
14/05/2017
El arte de amar
El arte de amar
25/05/2017
Ver todo

Dejar que tu pareja te influya

Dejar que tu pareja te influya

Cuando las mujeres sienten enfado durante una discusión, la mayoría de ellas intenta mitigar la negatividad. Por ejemplo, el marido dice: No me estás escuchando. Ella suele contestar:

Lo siento o Ahora te escucho…

Los hombres reaccionan de forma diferente. Utilizando uno de estos cuatro elementos: La crítica, el desdén, la actitud defensiva o la actitud evasiva. Lo hace para eclipsarla, para hacer desaparecer su punto de vista. Esto es lo contrario de admitir su influencia. Su respuesta aumenta la negatividad. Esto provoca inestabilidad en la pareja. Cuando es la mujer la que utiliza estos cuatro elementos la pareja no se torna más inestable.

Por lo general las mujeres aceptan la influencia de sus parejas.

Las parejas en que el hombre se resiste a compartir el poder tienen cuatro veces más probabilidades de destruirse o ser infelices.

Las mujeres de hombres que aceptan su influencia tienen menos probabilidades de ser bruscas con sus parejas en una discusión. Esto aumenta las posibilidades de que el matrimonio sobreviva.

Las mujeres son emocionalmente más inteligentes. Desde niñas los sentimientos y relaciones son importantes. A muy temprana edad los niños no aceptan la influencia de las niñas.
El hombre emocionalmente inteligente sabe como honrar y respetar a su mujer. Y en esto consiste aceptar la influencia.

Compartir el poder matrimonial es relativamente nuevo. (Existen culturas dominadas por el macho o más igualitarias, no existen dominadas por la hembra).

Estamos viviendo una transformación cultural y la labor de cada hombre es asimilar este cambio, redefinir su función en la pareja.

Podemos distinguir las parejas felices de las inestables basándonos en si el hombre está dispuesto a admitir la influencia de su esposa.

Cuanto más abiertos estén ambos cónyuges a aceptar la influencia del otro más estable será la pareja.

En la mayoría de las parejas es la que saca a colación los temas conflictivos, mientras que el hombre intenta evitar hablar de ellos.

Estar dispuesto a compartir el poder y respetar el punto de vista de la otra persona es condición indispensable para llegar a acuerdos y enfrentarse mejor a los conflictos. Si te resulta difícil lo mejor será reconocerlo y hablarlo. Convertir a tu pareja en un aliado para poder superar el problema. Pídele que te señale los momentos en que intentes dominar, estés a la defensiva o te muestres irrespetuoso/a.